¿Curan los medicamentos homeopáticos?

homeopatiaEsta entrada la voy a tratar desde dos puntos de vista no siempre coincidentes: el punto de vista legal y el punto de vista del sentido común.

Desde el punto de vista legal, el legislador ha sido muy cauto y cuando ha definido los medicamentos de uso humano (artículo 2.a del actual Real Decreto Legislativo 1/2015) les ha atribuido propiedades para tratar, prevenir o diagnosticar enfermedades, además de haber permitido que puedan usarse en los seres humanos o administrarse a estos con el fin de restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas. Pero, haciendo gala de una gran cautela, lo que no llega a mencionar nunca, es que puedan utilizarse para curar enfermedades (otro tema diferente son los medicamentos veterinarios, pero estos he preferido dejarlos al margen del debate que pueda surgir en esta entrada del blog).

 Consecuentemente, la respuesta a la pregunta original será que los medicamentos homeopáticos, al igual que el resto de los medicamentos de uso humano, no se presentan con propiedades para curar enfermedades, sino solo con las propiedades descritas en el párrafo anterior.

 Los productos homeopáticos tienen características especiales que han hecho que el legislador los considere de forma peculiar y los haya incluido en un grupo que denomina, precisamente, Medicamentos Especiales, a los que considera medicamentos legalmente reconocidos tanto como a cualquier otro (artículo 8 del mismo RDL).

 Ahora bien, aunque el RDL citado no dice nada al respecto, si deja la puerta abierta a que reglamentos de desarrollo (en este caso el Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente, en desarrollo de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de MM y PPSS) consideren que existen dos clases de medicamentos homeopáticos: con indicación terapéutica aprobada y sin indicaciones terapéuticas aprobadas. Los medicamentos homeopáticos con indicación terapéutica aprobada siguen un procedimiento de registro con las mismas garantías que cualquier otro medicamento, adaptado a su naturaleza homeopática. Los otros medicamentos homeopáticos, los sin indicaciones terapéuticas aprobadas, pueden acogerse, en determinadas circunstancias, a un procedimiento simplificado de registro en el que solo deben demostrar su calidad y seguridad, lo que parece bastante lógico ya que no reivindican propiedad terapéutica alguna en su presentación. Y esto es así porque los homeópatas toman conciencia en el concepto de individualidad, según el cual no existen enfermedades, sino enfermos.

 Y hasta aquí la ley. Ahora me gustaría hacer alguna breve mención a lo que debe de ser el sentido común en el uso y dispensación de estos medicamentos y con ello voy a referirme a la actuación de algunos farmacéuticos que se niegan a dispensar estos productos y que, supuestamente, han encontrado apoyo legal en su causa.

 Empezaré por el final: por lo ya expuesto, y por lo que diré a continuación, no creo que exista base legal para que un farmacéutico se niegue a la dispensación de estos productos en base a la falta de registro de los mismos, pues si bien todas las leyes de medicamento recientes han exigido y exigen que los medicamentos estén autorizados para poder ser comercializados, la Disposición Transitoria Sexta del RD 1345/2007 en relación con la Disposición Transitoria Segunda del RD 2208/1994, de 16 de noviembre, por el que se regulan los medicamentos homeopáticos de uso humano de fabricación industrial, autoriza a muchos miles de medicamentos homeopáticos a permanecer en el mercado, si bien es verdad que de forma provisional, pero los autoriza. En este sentido que los farmacéuticos estén tranquilos, que los medicamentos homeopáticos que comercializan (quiero creer que todos), son legales. En  otro aspecto de la cuestión, también quiero recordar que algunas comunidades autónomas (por ejemplo, Andalucia), tipifican como infracción grave la negativa injustificada a la dispensación de medicamentos de venta exclusiva en farmacia.

 El que haya profesionales que tengan su criterio es no solo digno de respeto, sino que es la base de la evolución de la ciencia. Lo que no es de recibo es la forma en que algunos de ellos han manifestado sus opiniones y se han dirigido al público. No es de recibo el tratar de engaño la comercialización de estos medicamentos de los que dicen no existe componente activo alguno. No es de recibo causar alarma a la población imputando a los medicamentos homeopáticos la falta de autorización para su comercialización. Y, por supuesto, lo que nunca será de recibo son los juicios de valor (no datos científicos, que estos no los he visto en todas sus declaraciones) en los que tachan de ineficaces medicamentos reconocidos en la ley (no establecen diferencia alguna, ni siquiera con los medicamentos homeopáticos que tienen indicaciones terapéuticas aprobadas y cepas en baja dilución); o los juicios de valor en los que tratan de ridiculizar instituciones y corporaciones profesionales; ni mucho menos será de recibo el tildar de incompetentes a profesionales de la medicina y de la farmacia que no compartan su criterio.

 Seguramente estos medicamentos no han recibido un trato preferente por parte de la Administración y esto ha generado cierta confusión. Pero a disipar dudas no ayudan casos como los expuestos, aunque solo sea, repito, por la forma en que han sido tratados. Y no olvidemos que en medio de toda esta polémica quien está es el publico/consumidor al que no hubiera estado de más que se hubiera dirigido la autoridad sanitaria tratando de dar una explicación de cual es la situación legal de estos productos a los que la ley, hoy por hoy, considera medicamentos, aunque eso si, por su naturaleza, con la calificación de especiales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas de debate y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Curan los medicamentos homeopáticos?

  1. Lucía Wang dijo:

    Sin entrar en cuestiones legales, de las que no tengo los suficientes conocimientos, creo que de alguna forma debería estar reconocido el derecho a negarse a dispensar cualquier medicamento, ya sea de uso humano (por ejemplo, la píldora del día después) o especial (como el caso de los homeopáticos). Si la dispensación farmacéutica se reduce a seguir al pie de la letra las respectivas leyes y la prescripción del médico no queda lugar para el criterio o el código deontológico del farmacéutico, que al fin y al cabo es lo que se intenta enseñar en las facultades.
    En cuanto a los homeopáticos sin indicaciones terapéuticamente aprobadas, pienso que el problema viene del hecho de considerar como medicamento algo que en su inmensa mayoría no tiene eficacia probada (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1874503/). Con esto quiero decir que estoy a favor de que se comercialicen pero no bajo la etiqueta de “medicamento especial” porque contribuye a que la población piense que realmente tiene algún tipo de eficacia más allá del posible efecto placebo.

    Me gusta

  2. María Gabriel Maldonado dijo:

    Bajo mi punto de vista, un farmacéutico no debería negarse a vender un producto homeopático y justificarse bajo su interpretación de las leyes para hacerlo.
    La homeopatía puede no tener efecto terapéutico pero tampoco creo que haga daño a la salud, siempre y cuando no sea sustituto de la terapia farmacológica recomendada por el médico, y cierto es que hay personas que dicen que les funciona, aunque lo que puede que realmente sea es efecto placebo.
    En conclusión, mi opinión es que el farmacéutico debería vender los productos homeopáticos que están autorizados y sean seguros, pero también está en su derecho de dar su opinión como profesional de la salud.

    Me gusta

  3. Inés dijo:

    Los medicamentos homeopáticos están legalmente reconocidos en España aunque tengan características especiales.La administración sanitaria debería poner más esfuerzos a la hora de tratar con estos medicamentos además de informar al paciente correctamente de la regulación actual que rige a éstos. Lo importante es no crear confusión entre los consumidores por tanto cualquier juicio hecho contra los medicamentos homeopáticos debe estar basada en demostraciones no en comentarios que ataquen a otros profesionales u organismos. Considero que las voces a favor y las voces en contra deberían ser escuchadas a la hora de tomar una decisión en cuanto a la situación legal de estos medicamentos.

    Me gusta

  4. Marina dijo:

    Sinceramente no considero tener el criterio ni la información suficiente para saber si los “medicamentos” homeopáticos funcionan o no; es más, considero que esta cuestión es competencia exclusiva de las agencias regulatorias. Son estas las que deben zanjar el asunto en base a las evidencias reveladas por los ensayos clínicos que deberían haber sido exigidos para la comercialización de dichos productos. Me sorprende profundamente que a pesar del severo control al que se somete a todo producto sanitario, el campo de los productos homeopáticos (y ya de paso los de origen natural, con eficacia probada) goce de tanta libertad y facilidad para llegar a los consumidores.

    Me gusta

  5. Alfonso Agra dijo:

    Esta claro que la homeopatia da lugar a mucha controversia empezando por el hecho de que se comercializa en el mismo plano que los medicamentos convencionales (tratandolos como los medicamentos especiales que son) y mientras que los medicamentos convencionales deben pasar por muchos procesos legales, regulativos y eticos, los medicamentos homeopaticos no necesitan ese proceso tan complejo y costoso para poder salir del mercado. El principal motivo de esto viene por el hecho de que se basan en concetraciones infimas de producto y por lo tanto ni presentaran efectos secundarios, ni contraindicaciones con otras medicaciones, ya sean homeopaticas o convencionales, mientras que los convencionales al ser dosis mas elevadas si. Cierto es que no hay estudios cientificos que confirmen la eficacia de estos medicamentos homeopaticos por lo que es totalmente razonable la duda de si curan o no, o si tienen en cuenta efecto placebo.
    En conclusion, opino que los medicamentos homeopaticos no son la linea de accion para patologias concretas y, sobre todo graves, mientras que estoy a favor de su uso si en algunos casos se puede utilizar como sustitutivo para la cura en otras situaciones mas leves en la que podamos acudir a ella sin tener que darle al organismo mas quimicos de los necesarios (como digo yo tendria en cuenta siempre la situacion y el estadío de la patologia).

    Me gusta

  6. Clara Gómez Donoso dijo:

    Los medicamentos homeopáticos, al igual que muchos de los medicamentos convencionales, no curan pero sirven para prevenir o tratar enfermedades. Por lo tanto, un farmacéutico, independientemente de su opinión personal y escepticismo, no debería negarse a dispensarlos.

    Me gusta

  7. Begoña dijo:

    Debido a que todo medicamento ha de cumplir ciertos requisitos: eficacia, salida y seguridad, y todos ellos vigilados por la labor de un farmacéutico, los productos homeopáticos entran en un grupo de medicamentos especiales, ya que estos tres requisitos difieren de los medicamentos normales. Más aun, la farmacia homeopática es completamente diferente a la medicina habitual ya que la denominada medicina alopatía es aquella que afirma lo contrario: ” lo contrario que produce la enfermedad lo cura”.
    Pero dando mi opinión, y tras tener clara la teoría de lo que es un producto homeopático, y como estos no tienen un documento por el que se verifique su comercialización, yo no los vendería debido a que quiero lo mas seguro eficaz y de calidad garantizada para todo paciente.

    Me gusta

  8. Marina Paniagua dijo:

    No puedo posicionarme mas a favor de lo que el Sr. Leopoldo Agraz dice. Si bien, el hecho de que haya quien critique a los medicamentos homeopáticos (como se han hecho con muchas otras cosas en la ciencia) es totalmente respetable puesto que el pensamiento critico es lo que hace la ciencia avanzar, lo que no es aceptable es que se los descalifique así y se produzca alarma social respecto a ellos, cuando ya son bien sabidas las propiedades de dicho medicamentos, y de hecho y por eso, se les engloba a la categoría de medicamentos que pertenecen. No hay nada que se haya intentado ocultar ni manipular en cuanto a los medicamentos homeopáticos, y por tanto, aun estando expuestos a la critica, como es normal, no hay derecho a tal descalificación.
    Gracias,
    Un saludo

    Me gusta

  9. Antonieta de Diego dijo:

    He leído la carta que dirige el farmacéutico al Colegio y el comentario del Blog, y entiendo injustificada la negativa a dispensar medicamentos homeopáticos.

    La farmacia presta un servicio público que está sometido a unas normas, y por tanto, si existen Leyes que reconocen a esos productos en el registro sanitario, no veo la razón por la que se pueden negar. El farmacéutico pueda asesorar, pero precisamente por ser un servicio público y si están reconocidos los efectos terapéuticos, no parece justificable su postura y lo que le dice al Colegio, que supongo, está obligado a atender quejas.

    Me gusta

  10. MACARENA dijo:

    Sin entrar en debate sobre la eficacia o no de la homeopatía, creo que si estos MEDICAMENTOS están en el mercado legalmente hay que respetarlo nos gusten más o menos, y como tal, son los farmacéuticos los encargados de su dispensación. Si están reconocidos como medicamentos , aunque sea especiales, y su comercialización esta autorizada creo que no existe ningún argumento ético/moral de peso para privar a un paciente de su adquisición, y aunque lo hubiera, en mi opinión lo que debe primar en estos casos es la ética del paciente y no la nuestra, siempre y cuando el paciente sea conocedor de sus acciones y tenga toda la información disponible al respecto para tomar su propia decisión responsable. Desconozco si existe alguna ley que regule los casos en los que un farmacéutico puede negarse a dispensar un producto por razones éticas, y me viene a la mente por ejemplo el debate que se generó por la “píldora del día después”. Me gustaría a ser posible que me aclarases esto desde el punto de vista de la legislación.
    Puedo entender que los farmacéuticos que rechazan la homeopatía y otras “pseudociencias” no se sientan cómodos con su dispensación y que incluso les expongan estas opiniones a sus pacientes, de hecho debe ser así, pero siempre desde la objetividad. En el caso de la farmacia de Rialto, estoy totalmente de acuerdo en que las formas no han sido adecuadas y la nota informativa a sus pacientes es de todo menos objetiva y obviamente están mal informados acerca de la legalidad y situación comercial de estos productos.
    Dicho esto, no me parece correcta la negativa de ciertos farmacéuticos a dispensar este tipo de medicamentos por motivos éticos, y desde el punto de vista legal, si he entendido bien el post, están obligados a venderlos en las mismas condiciones que cualquier otro medicamento. En mi opinión estos farmacéuticos están involucrando a pacientes que no tienen nada que ver ni culpa en este asunto en su guerra personal contra la homeopatía y, aunque defiendo su labor informativa y su criterio al respecto, creo que las formas no son las apropiadas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s