Sobre la conocida como Prescripción Enfermera

El actual texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios (RDL 1/2015, de 24 de julio) es taxativo cuando en su artículo 79.1. recoge que sólo el médico, el odontólogo o el podólogo, en el ámbito de sus competencias respectivas, son los únicos profesionales con facultad para recetar medicamentos sujetos a prescripción médica. El mismo artículo, inmediatamente a continuación, también permite a los enfermeros, de forma autónoma, poder indicar, usar y autorizar la dispensación de todos aquellos medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios relacionados con el ejercicio de su profesión, mediante la correspondiente orden de dispensación (¡ojo, que no dice receta médica!).

También el mismo artículo 79.1 habilitó al Gobierno para regular la indicación, uso y autorización de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica por los enfermeros. Concretamente, en dos casos:

1.- En el marco de los principios de la atención integral de salud y para la continuidad asistencial, mediante la aplicación de protocolos y guías acordados con las organizaciones colegiales de médicos y enfermeros y validados por el Ministerio de Sanidad, y

2.- En el ámbito de los cuidados generales y especializados, debiendo fijar previamente, con los mismos sujetos intervinientes que en el caso anterior, los criterios generales, requisitos específicos y procedimientos para la acreditación de dichos profesionales, con efectos en todo el territorio del Estado, siendo, consecuentemente, la autoridad competente para la acreditación el Ministerio de Sanidad.

En desarrollo de este artículo se publicó el Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, cuyo contenido mas destacable es el siguiente:

  • Respeta escrupulosamente el contenido del artículo 79.1 de la ley anteriormente citada.
  • En ningún momento utiliza el verbo “recetar” como actividad del enfermero. Si que habla de indicar, usar o autorizar el uso de medicamentos y de cómo se efectuará a través de la correspondiente orden de dispensación.
  • El enfermero deberá de disponer siempre de un seguro de responsabilidad civil que cubra su actividad profesional.
  • Las actuaciones enfermeras serán objeto de seguimiento por parte del correspondiente y cualificado profesional sanitario.
  • La elaboración de los protocolos y guías de practica clínica y asistencial se efectuarán en el seno de la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Posteriormente deberán ser validados por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad
  • Establece los requisitos para la acreditación de los enfermeros.

En definitiva, el Real Decreto permite que los enfermeros “indiquen” de forma autónoma medicamentos no sujetos a prescripción médica (básicamente, publicitarios) y de forma no autónoma, mediante una orden de dispensación, previo diagnóstico y prescripción del médico, siguiendo el correspondiente protocolo, y habiendo sido previamente acreditado a tales efectos.

AcuerdoEl problema es que esta normativa siempre le ha parecido tanto a los enfermeros, como a la propia sociedad demasiado pobre, pues no contempla la realidad de la profesión. La noticia de estos días es que el Ministerio de Sanidad parece ser que ha conseguido un “acuerdo histórico” entre médicos y enfermeros para realizar algunos cambios, entre otros, los siguientes:

  • Que la formación complementaria de los enfermeros solo sea exigible en el ámbito de cuidados generales o especializados.
  • Que se articule como ejercer la competencia en los casos que no haya necesidad de un diagnóstico y prescripción individualizada (por ejemplo, las campañas de vacunación).
  • Que no se exija requerimientos de formación complementaria para la acreditación de enfermeros graduados y diplomados.

 

Esperemos que la noticia de los medios de prensa pronto sea una realidad en el ámbito legal y contribuya a reconocer la importante labor que en la actualidad desarrollan estos grandes profesionales sanitarios que son los enfermeros.

Esta entrada fue publicada en Temas de debate y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sobre la conocida como Prescripción Enfermera

  1. MP dijo:

    Leyendo un poco la noticia en distintos medios de comunicación me ha parecido entender que con la elaboración del futuro RD se autorizará a los enfermeros para indicar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica en base a protocolos y guías sin necesidad de una formación adicional a la recibida en los estudios del Grado de Enfermería, todo esto en beneficio del paciente y del Sistema de Salud, resolviendo así una situación denominada como “injusta”.

    – A modo de comparativa, me llama la atención que esto sea posible en el caso de los enfermeros y no de los farmacéuticos: es cierto que los primeros están a pie de cama y ven situaciones que ocurren diariamente, pero de modo parecido los farmacéuticos están también continuamente tratando con esos pacientes; y por otro lado, aunque desconozco las asignaturas del Grado de Enfermería, creo que en el Grado de Farmacia es donde más a fondo se estudian los medicamentos, sus mecanismos, interacciones, efectos adversos… Con esto, no quiero defender que esto que parece que se haya “conseguido” para los enfermeros se aplique a los farmacéuticos, simplemente me ha parecido oportuna hacer la comparación.

    – No entiendo realmente por qué se tacha la situación vigente de “injusta”, simplemente pienso que a cada profesión le corresponden unas competencias.

    A pesar de lo expuesto, creo que hay que esperar a la publicación del Real Decreto para ver qué medicamentos y productos sanitarios pueden formar parte de esas guías y protocolos que se elaborarán en cada Comunidad Autónoma.

    Me gusta

  2. Antonio Prieto Romero dijo:

    La normativa actual respecto a la prescripción enfermera tiene como grandes inconvenientes la inseguridad jurídica que respalda al enfermero en la práctica real de su profesión y la ralentización del sistema sanitario, con la necesidad de la visita del médico con cada mínimo cambio en la evolución del paciente, lo que se traduce en más esperas, más gestiones y más burocracia.

    Una prescripción enfermera bien regulada legalmente, que aproveche las capacidades del enfermero pero que respete y complemente la función del médico, sin duda proporcionará beneficios al SNS, acelerará los trámites burocráticos y el tratamiento con muchos medicamentos y productos sanitarios “del día a día” que los enfermeros conocen y dominan. En la redacción del texto legal que regule la prescripción enfermera y su posterior desarrollo será muy importante la claridad al otorgarle mayores competencias al enfermero, además de marcar adecuadamente los límites en los que se podrá desarrollar dicha prescripción.

    Como profesional sanitario creo que avanzar legalmente en esta batalla de la prescripción enfermera sería un gran éxito donde los grandes beneficiarios serían los pacientes, por lo que este primer acuerdo es un gran paso para mejorar el SNS.

    Me gusta

  3. Carlos Vidal Mondéjar dijo:

    En mi opinión, la información que proporciona esta ley está incompleta, parece un parche que se ha puesto ante la situación ya que no aclara realmente lo que pueden o no pueden hacer.
    Creo que es necesario un cambio desde la base. Si se pretende que este colectivo pueda dispensar medicamentos como un médico, odontólogo o podólogo, creo que se debería enseñar entonces durante la etapa formativa lo mismo que a ellos, y exigir el mismo grado de conocimientos sobre el tema ya que está en juego la salud de los pacientes. Si no, ¿Por qué no también los farmacéuticos?
    Creo que las profesiones tienden a especializarse y la profesión de enfermero/a es muy importante para la sociedad, ya que llevan a cabo una labor muy diferente a todos los demás, un trato mucho más cercano con los pacientes, y siendo cierto que con los años obtienen mucha experiencia llegando a tener unos conocimientos únicos y muy especializados en su materia, creo que no se puede medir está capacidad adquirida por la experiencia para así otorgar la potestad de recetar medicamentos, me parece subjetivo ya que cada uno habrá adquirido unas capacidades distintas que no han sido evaluadas.
    Siempre respetando su conocimiento y sus capacidades que si han sido evaluados al adquirir su licenciatura o grado.

    Me gusta

  4. María González-Amieva Redin dijo:

    Efectivamente los enfermeros realizan una gran labor curando y cuidando a los pacientes. La orden de dispensación en los tratamientos de continuidad consolida un trabajo que ya venían haciendo, otorgándoles con este decreto el respaldo legal a su actuación. En el caso de los medicamentos no sujetos a prescripción no es necesaria la cualificación profesional para poderlos aconsejar, de hecho muchos de estos medicamentos se anuncian en los medios de comunicación y los pacientes pueden elegirlos libremente. Sin duda, la posibilidad de la indicación de estos medicamentos por parte de los enfermeros será de gran ayuda para aquellos pacientes con poca formación en este área.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s